Consejos (o manías) para escribir

pluma freepik.es

Voy a intentar enseñarte la media docena de balizas que enciendo cada vez que me pongo a la tarea de escribir. Las señales que marcan mi camino son perfectamente reversibles, así que puedes darles la vuelta si no te convencen y tirar por el otro lado, quizá el lado bueno. No tengo muy claro dónde terminan los consejos y empiezan las manías en este post; en cualquier caso, espero que te sirvan, da igual si consejos o manías, da igual si del derecho o del revés. Dicen así:

Escribe siempre “beso”, aun cuando pueda ser un “ósculo”. Las palabras rebuscadas son para los trabajos del insti y de los primeros cursos de la carrera: ahí resultan enternecedoras. En la vida adulta, las palabras rebuscadas son repollos con lazo, la expresión del mal gusto, inseguridad, caca, no tener ni puta idea de escribir, en definitiva. Palabra rebuscada es decir también “diversas ocasiones” (¿sabes decir “varias veces”?), por si pensabas que me estaba refiriendo sólo a mondar el diccionario en busca de arabescos.

David de Miguel ÁngelDa la vuelta y enséñanos el culo del David, que ya se la tenemos muy vista. En la Edad de Bronce estaba todo por contar, pero ahora en 2015 es casi imposible encontrar una veta a la que nadie se haya asomado. No te queda otra que apretar (aún más) la tuerca, poner del revés, estirar las gomas o fotografiar los culos de lo que siempre fueron caras.

No empieces por el principio. Un día llegué al despacho de Carlos Salas con un reportaje que arrancaba casi con un “Érase una vez”, y él, a lo Jesucristo, me evangelizó con una parábola:

Estamos grabando un documental del Amazonas. La primera imagen del documental es potente, un plano cerrado en el que solo se ve a un bicho comiéndose a otro… Ya podemos, entonces, ir abriendo el plano para que la gente empiece a ver árboles y frondosidades y se sitúe: esto es el Amazonas.

Claro que el SEO no es Carlos Salas y te va a reclamar comienzos de “Érase una vez”*.

Ni gritos ni aspavientos. Las hostias hay que darlas con el esmoquin puesto y con la mejor de las sonrisas, con maneras de colegio de pago: “No, por favor, después de usted”, al tiempo que se amaga el lomo y se estira el brazo. El lector pasará por encima del sopapo de etiqueta y se parará a pensar, “Un momento, ¿he leído lo que me ha parecido leer?”, y volverá sobre sus pasos, que son tus letras, y releerá, y volverá a pararse a pensar, y otra vez atrás, y otra vez a releer, y entonces la confirmación, “¡Hala, vaya hostia, jajaja!”. Mucho más efectivo así que un dedo acusador escandaloso. Con sutileza e ironía le arrancas la piel a un adulto sin mancharte nada más que dos deditos.

Dos adjetivos, mejor que tres; un adjetivo, mejor que dos. Deja a tus lectores que terminen el boceto y que se sientan partícipes del texto. Se trata de poner solo el  adjetivo y no de acumular adjetivos que se caen de maduros.

Nunca más volverá a llover a cántaros: clichés, ni uno. Repito: ni-u-no.

Di “cojones”, “hostia”, “coño”. Un solo taco, un taquito, llena él solo de sabor y de alegría un texto de, yo qué sé, dos mil palabras. El taco es la cayena de nuestros escritos, por eso no le va bien a todo y hay que echar poco. Pero un “cojones” a tiempo humaniza y alivia mucho a quien sufre de pedantería.

En serio: ni un cliché más.

No leas a Paulo Coelho si no es en clave de humor (esto también va en serio).

Y lo más importante de todo: lee a Enric González.

__________________________________________________________________________________

* Más difícil es cuadrar las cosas para que lleguen cohetes a Marte y se consigue.

Anuncios

9 comentarios en “Consejos (o manías) para escribir

  1. Menos mal que seguiste el consejo de tu madre de “aquí no se tira nada” Israel. ¡Eres un crack al teclado! No hay muchos bloguers con estilo propio y se agradece una lectura amena, fresca y divertida como la tuya. Así que vas a tener que seguir escribiendo del tema para compartir tus secretillos 😉
    Me has enamorado con “las palabras rebuscadas son repollos con lazo” amén.
    A redes que me lo llevo!

    Me gusta

  2. Isra, la verdad es que como dice Elena da gusto leerte. Me encanta tu estilo, creo que es diferente y muy fresco, a la par que entendible para todos. Las referencias culturales son la…leche. Un abrazo y enhorabuena.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s